• El vestido de la novia

  • La búsqueda del vestido de novia para algunas puede ser absolutamente emocionante, mientras que para otras puede ser una pesadilla absoluta.

    Independientemente del estilo de cada novia, todas tenéis que pasar por el mismo trámite y comprar un vestido e boda.  

    Para ayudarte un poco en tu decisión, hemos creado algunos puntos de referencia para que te sea más fácil.

    *Acude a tu cita bien peinada y maquillada
    Puede ayudarte a verte mejor, no te decimos que vayas hecha un pincel, pero si con un maquillaje suave y un peinado que de una idea del que te gustaría llevar el día de tu boda.

    * Ponte un calzado similar
    Es probable que aún no tengas los zapatos, pero si tendrás alguna idea de los que te gustan. Para hacer las pruebas del vestido, ponte unos zapatos con los que puedas hacerte a la idea. Calcula el tacón, para que las medidas sean lo más reales posible.

    * La ropa interior
    Ponerte para ese día una ropa interior adecuada te va a ayudar muchísimo. Piensa en que hoy en día tenemos infinidad de prendas que pueden ayudarnos a disimular, resaltar y embellecer nuestro cuerpo. Puedes llevarte varias opciones como un sujetador sin tirantes, un sostén push-up, etc.

    * Ten claro tu presupuesto
    Cuando acudes a comprar tu vestido de boda, es fácil dejarse llevar por la vorágine de modelos caros que nos van a presentar. No olvides tener claro un rango de precio del que puedes disponer y no olvides sumar a este concepto, todos los accesorios que vas a necesitar, tales como zapatos, velos, etc.

    * Sé la primera en cumplir el código de vestimenta
    En ocasiones, puede ser la misma novia, quien por dejarse llevar en decisiones incorrectas, puede romper el código de vestimenta de su propia boda. Debes tener claro tu estilo, personalidad, el entorno donde se va a celebrar la boda, etc...

     * Toma tus propias decisiones
    En el 90% de los casos, la novia siempre irá acompañada a la prueba o compra del vestido con su madre, hermanas, tías, abuelas, amigas, etc.
    Demasiados "cocineros en la cocina" serán absolutamente arruinar definitivamente la experiencia.
    Tantas opiniones, gustos, generaciones diferentes van a terminar confundiendo a la novia y va acabar estresada y decepcionada.
    Reduce el número de personas que te acompañarán ese día tan importante, que sean de tu máxima confianza y sepan respetar tu decisión.


    * Abre tu mente
    Es importante saber cuál es tu propio estilo y tener tu propia personalidad, pero también puede ser que algún profesional pueda recomendarte algún estilo que te sorprenda o que simplemente nunca hubieras pensado por tí misma. Dale las vueltas que sea necesario, tómate tu tiempo y pruébate tantos vestidos como puedas con el objetivo de tomar la decisión correcta.

    Así que... toma buena nota y el trámite de encontrar tu vestido perfecto irá sobre ruedas.

    Es tu boda, es tu día, toma tus propias decisiones, escucha pero quien decide eres tú.

    Si tienes cualquier duda o pregunta, contacta con nosotros y te ayudaremos encantados.